TRABAJO

Confesiones de una mamá trabajadora

¿Cómo lograr el balance de vida cuando eres mujer, profesionista y mamá?

Por Cris Menchaca

Una pregunta que día a día nos hacemos la mayoría de las personas que transitamos por estos roles encontrándonos con muchos obstáculos, prejuicios y culpas en el camino. A lo largo de mis 14 años de maternidad combinando la maravilla de ser madre con la oportunidad de desarrollarme profesionalmente he podido experimentar en carne propia el desafío que implica tratar de equilibrar la balanza del trabajo con la familia, encontrándome por momentos en el ojo del huracán y en otros mejores tiempos como el director de circo: ¡haciendo que todo funcione! 

La realidad actual en México es que…

33 millones de mujeres mayores de 12 años son madres de familia y casi el 90% de ellas  tienen un trabajo a tiempo completo o por cuenta propia cumpliendo jornadas laborales de más de 40 horas diarias en muchos de los casos.

1 INEGI, 2018

Lo anterior, sin contar que además invertimos cerca de 52 horas semanales en tareas del hogar o relacionadas al cuidado de los hijos.

Ante esta realidad, ser una madre trabajadora en México favorece que se alcancen altos niveles de estrés diarios que frecuentemente se traducen en enfermedades crónicas, desgaste emocional y mental. Aunque la mayoría de las madres profesionistas que conozco, hacen lo mejor que pueden para generar los recursos económicos necesarios para solventar las necesidades de su familia y proveen de los medios para que exista un bienestar integral en sus hijos; muchas de ellas se enfrentan día tras día al desafío de mantenerse sanas y capaces ante las presiones que surgen de la combinación de ambos roles. 

Todos tenemos años reveladores y 2018 no fue la excepción para mi. Fue un año cargado de experiencias nuevas, de mucho aprendizaje y muchas responsabilidades que me hicieron darme cuenta del impacto que tiene, en mi estado físico y emocional, no saber balancear adecuadamente mis actividades y mis prioridades. A medida que avanzó el año, tuve más claridad sobre aquellas áreas de mi vida que requerían más atención y comencé a hacer ajustes para liberarme del estrés y priorizar mejor. Desde entonces he investigado, probado y compartido algunas de las mejores prácticas para tener una vida balanceada encontrándome con que ésta es una inquietud latente en la mayoría de las mujeres profesionistas con o sin hijos en la actualidad. No sólo en México sino en el mundo. 

“No tengo tiempo”

Este es siempre el primer tema que sale a flote cuando se reflexiona sobre el balance de vida y lo que se puede hacer para equilibrar las esferas por las que transitamos: la salud, la familia, la pareja, la vida social, las recreaciones, las finanzas, etc.  Habitualmente nos juzgamos sin tiempo para atender todas aquellas cosas que consideramos importantes sin detenernos realmente a analizar la cantidad de horas que dedicamos a cada una de nuestras actividades y a generar las estrategias necesarias para sacarle el mejor provecho a nuestros días.

Llevar una planeación detallada de las actividades en las cuales invertimos nuestro tiempo, nos ayuda a balancear de una mejor manera aquellas esferas de la vida sobre las cuales estamos poniendo atención. También nos permite darnos cuenta de aquellas otras esferas que estamos dejando de lado u omitiendo y que quizá si las integramos de una forma más equilibrada a nuestra agenda, serían nuestras aliadas al encontrar un balance.

Por poner un ejemplo, una persona que trabaja 12 horas diarias 5 días a la semana, duerme en promedio 6 horas y tarda 2 horas trasladándose a su trabajo/casa,  está invirtiendo 112 de las 168 horas disponibles que tiene una semana en la esfera laboral y de descanso únicamente y tan solo le restan 56 horas para dedicarlas a otras actividades vitales como la alimentación, el deporte y las relaciones personales.  

Cuando he realizado este ejercicio en algún taller, muchas personas se dan cuenta de la cantidad desmedida de horas que le dedican a una actividad que no es su principal prioridad y comienzan a pensar cómo pueden hacer para equilibrar mejor el número de horas invertidas en las diferentes áreas de la vida. Hay varias estrategias que pueden implementarse como por ejemplo, aprovechar los tiempos de traslado para realizar alguna otra actividad como leer, aprender algo nuevo, charlar con alguien, ponerse al día en sus correos electrónicos, planear su día o meditar.  

¿Cuál es mi prioridad?

Cuando preguntamos a una mujer con el perfil que hemos descrito cuáles son sus prioridades, habitualmente responde que su familia (si es que la tiene) o bien, su pareja, sus amistades o sus finanzas. Sin embargo, al llevarles a reflexionar sobre el tiempo que pasan con sus hijos en casa o en una actividad de pareja o haciendo una planeación financiera, por lo general, la respuesta es “poco” o “no tanto como quisiera”.

Algunos expertos en productividad como Laura Mea Martin, productivity manager de Google, dicen que si consideras algo como tu prioridad y no aparece en tu agenda, realmente no es tu prioridad. 

Priorizar es una habilidad de manejo del tiempo que se desarrolla en conjunto con otras habilidades del mismo tipo como poner objetivos, delegar, decir que no y bloquear los tiempo productivos. Pocas personas tenemos el hábito de sentarnos a escribir nuestras prioridades de vida y mucho menos nuestras prioridades diarias. Sin embargo, esta práctica, a la larga nos permite definir con mayor claridad y rapidez cuáles son aquellas cosas que realmente merecen y requieren nuestra atención plena sobre las cuales debemos invertir tiempo y cuáles no. 

Freelance editor & illustrator @mutiara.arum.7

“Me siento culpable/estresada” 

Muchas emociones circulan alrededor de una madre que trabaja y por lo general se debaten entre la culpa y el estrés. En nuestra sociedad, poco se nos ha educado para elegir libremente sin tener que dar explicaciones a nadie y son muchas las expectativas que se posan sobre nuestros hombros. Querer jugar distintos roles en la sociedad actual es para valientes ya que los estereotipos sociales, la falta de políticas de equidad en las empresas y las responsabilidades familiares, hacen a la mujer vulnerable de sufrir estrés crónico que se convierte en enfermedades como migrañas, colitis, cardiopatías, entre otros. Lo anterior se acompaña de poca habilidad o bajos recursos para gestionar el estrés.

Entre las mejores prácticas para reducir estos males se encuentran el mindfulness, meditación y yoga, algunos deportes, apoyo psicológico o emocional, contar con una red de apoyo, una alimentación sana y chequeos médicos regulares. En ocasiones la mujer deja de lado su propio bienestar en aras de que su familia o sus hijos estén bien omitiendo que este mal hábito le lleva a un desbalance personal que no le hace bien a nadie. 

No existe una fórmula secreta para lograr un balance de vida, pero poner en claro las prioridades, hacer ajustes en el tiempo que se dedica a cada actividad y mantener un nivel de estrés manejable, son algunos de los factores que nos permitirán sentirnos en mayor equilibrio y bienestar. 

Cris Menchaca es apasionada por el desarrollo personal, experta en manejo del tiempo y cuenta con más de 14 años de experiencia combinando la maternidad con la vida profesional. Asimismo es pedagoga, speaker, facilitadora, coach, blogger y mamá.

1 http://www.inegi.org.mx

2 http://consulta.mx/index.php/estudios-e-investigaciones/otros-estudios/item/723-inegi-e-inmujeres-encuesta-nacional-sobre-uso-del-tiempo-2014

3 https://www.anahuac.mx/generacion-anahuac/el-balance-vida-familiar-vida-laboral-una-agenda-pendiente-en-mexico#_ftn1

4 https://qz.com/work/1470338/time-management-tips-from-a-google-productivity-expert/?utm_source=ForTheInterestedNewsletter

Las opiniones expresadas en los artículos publicados en Hola Poderosa corresponden únicamente al autor y pueden no coincidir con las de SpeakHer Nights.




Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: