BIENESTAR

El amor se construye

Una reflexión sobre el amor propio y las relaciones de pareja

Por Elena Mendoza

En la actualidad en que el mundo tecnológico nos rodea y el ritmo de la vida va cada vez más y más rápido envolviéndonos en el torbellino de la rutina, se habla mucho de cómo lograr unas buenas y sanas relaciones afectivas. ¿Cómo desarrollarlas sin convertirlas en tóxicas y lograr que salgan a flote perdurando muy a pesar de lo complejo que parezcan?
Quisiera primero comenzar por aquella relación que tienes contigo mismo, ¿Con qué frecuencia te escuchas, te analizas y sobre todo tratas de entenderte y complacerte? Dicen que el trabajo más arduo es el estudiarse. Si no empezamos por ahí, el pretender que otra persona nos de lo que ni
nosotros mismos nos damos es imposible, sólo empezaremos a crear relaciones de apego que son instituidas por nuestras carencias afectivas y miedos. Tenemos que entender y ser conscientes de nuestro lado obscuro, esto nos permitirá relacionarnos desde el amor, no desde el miedo ni la
necesidad.


No hay personas tóxicas, pero si existen relaciones tóxicas en las que por tus carencias permites que la otra persona te intoxique con las suyas, y tú a su vez proyectas las tuyas en la dependencia, que para nada es amor o felicidad; es más bien la puerta principal por la que entra la ansiedad y el apego nocivo que nos lleva directo y sin escalas al sufrimiento. Otro de los principales obstáculos que no nos permite relacionarnos de una manera sana con los demás son los miedos, ¿Quién no ha tenido miedo?


Miedo a la soledad, al rechazo, al abandono , a perder, a no ser reconocido, a la muerte, al dolor, a equivocarte , a reconocernos débiles y vulnerables. El reconocer nuestros miedos no nos hace más débiles ante los demás muy por el contrario nos da el poder de confrontarlos al momento de reconocerlos y nos da fuerza al compartirlos porque nos liberamos.


Relacionarnos desde el amor es aceptar que el otro también tiene carencias y que al igual que él tú también tienes tus debilidades, y te reconoces desde ellas, aceptándolas, compartiéndolas pero sobre todo dando lo mejor para afrontarlas. Las relaciones sanas te ayudan a trascender, amar, avanzar,
perdonar, nos relacionan unos con otros y nos vinculan con la vida, aportándonos y dándonos lo mejor en el tiempo que tengan que durar.

Pueden o no madurar, pero siempre y en cada una de ellas aprendes. Amas la libertad del otro y amas también el verlo volar. En muchas ocasiones es difícil comprender que el relacionarnos con otros nada tiene que ver con posesión ni control y no es que seamos malos en hacerlo pero pretendemos que las necesidades afectivas que venimos cargando de tiempo atrás, ya sea por malas experiencias en pareja o conflictos personales no resueltos, sean sanadas por la, o las personas que estén en ese momento a nuestro lado. Debemos dejar a un lado el EGO. Ellos no son culpables ni mucho menos responsables de nuestros antecedentes.


No solo en relaciones de pareja, también pretendemos a veces que hijos o hermanos cumplan con expectativas y metas que para nosotros fueron difíciles de alcanzar o culpamos a nuestros padres por situaciones que tuvimos que enfrentar, todos y cada uno damos lo mejor que podemos en su momento, no se nos puede pedir más de lo que podemos dar, tenemos habilidades y capacidades distintas.


Una sana relación contigo te hará entender que cualquiera que se cruce en tu camino no es responsable ni de cubrir tus expectativas ni mucho menos de resolver todas tus carencias, el secreto está en poder amarte y aceptarte, si te fallas a ti mismo, créeme que cualquiera lo hará.

Elena Mendoza es originaria de la Atenas de México, Saltillo ha sido su cuna y su hogar desde hace 33 años. Es administradora de profesión, mamá por vocación, MBA por necedad y escritora de clóset. Escribir en un momento fue parte de una terapia que le ayudaba a exteriorizar todas aquellas emociones que habitaban en su interior, al plasmarlas en líneas logró comprenderlas y de esa manera trabajarlas.

Las opiniones expresadas en los artículos publicados en Hola Poderosa corresponden únicamente al autor y pueden no coincidir con las de SpeakHer Nights.

Photo by Micheile Henderson on Unsplash

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: