CULTURA

Vivamos el #8M

Surviving Kit #8M parte 2

Se acerca el Día Internacional de la Mujer y seguimos con los tips para sacarle el mejor provecho a la fecha.

Consejo #3: Lancen iniciativas

Evidentemente las desigualdades de género son grandes y requieren trabajo continuo, después de un proceso de sistematización de lo que sí se ha hecho dentro de su empresa, es momento de ver qué les falta por hacer.

¿Qué áreas de oportunidad han identificado y desean trabajar? ¿Existe brecha salarial? ¿A qué se puede comprometer la empresa de manera realista y honesta? Tal vez aún sus iniciativas no tienen la madurez para hacerse políticas internas, pero ¡qué tal empezar con círculos de conversación, incluso de lectura sobre el tema!

Una vez identificada su(s) área(s) de oportunidad(es), hagan el plan de acción, identifiquen con qué instituciones u organizaciones pueden hacer sinergia.  Este punto es importantísimo, ¡a veces las empresas con el fin de ahorrarse presupuesto u “optimizar recursos” ponen al equipo de mercadotecnia, comunicación interna, recursos humanos a hacer o liderar iniciativas que no son sus áreas de ¡expertise! Esto puede resultar en una catástrofe (por ejemplo, en campañas que lejos de empoderar perpetúan estereotipos o justifican desigualdades). No duden en contactar a quienes SÍ están especializadas en el tema.

Si sus programas de responsabilidad social abordan temas de igualdad de género y empoderamiento de las mujeres pueden contactarnos a nosotras, también si están buscando mejorar las condiciones de vida de sus empleadas operarias y de mandos medios. Si sus iniciativas están enfocadas a romper el techo de cristal y contribuir al avance de mujeres en alta dirección busquen a Kiik. Bolsa Rosa para flexibilidad laboral. Womerang para brecha salarial. Speakhers Academy para incubadoras de líderes de opinión. Institutos municipales y estatales de las mujeres para cuestiones relacionadas con atención y canalización de mujeres víctimas de violencia, orientación legal y psicológica, etc.

Como digo al final de mi libro, Los Frutos Rojos: Mujeres Líderes, “busquen aliadas, identifiquen a otras fuera de su círculo, enlácense, vincúlense. Será cliché, pero de verdad juntas somos más fuertes, es por eso que se ha hecho tanto por mantenernos separadas”.

Consejo #4: Reconocimientos

Muchas de ustedes habrán escuchado hablar del Premio Mujer TEC. Este premio surgió en el 2013 y desde entonces se hace de manera anual para reconocer a mujeres sobresalientes de la comunidad del ITESM. Algunas categorías han ido cambiando. En el 2016 nos pidieron asesoría para renombrar y reformular algunas de las categorías, así surgieron la de #She4she y Poder transformador. Actualmente estas son las categorías que se premian: Emprendimiento, Salud y Deporte, Balance Vida y Trabajo, Poder Transformador, Ciudadanía, Arte y Cultura, Ciencia y Tecnología, #She4She, Emprendimiento, Salud y Deporte, Balance Vida y Trabajo.

Dentro de sus empresas pueden implementar iniciativas que reconozcan a las mujeres sobresalientes profesionalmente. En un mundo donde constantemente se aplaude la apariencia de las mujeres o constantemente se enfatiza su “lado emocional”, es disruptivo premiar y aplaudir su intelecto, trayectoria, aportaciones. En fin, reconocerles como autoridades de conocimiento.

Si se preguntan “¿por qué se debería hacer un premio específicamente para mujeres?” les daré una explicación breve, partiendo de un fabuloso texto que leí hace tiempo titulado “Feminist perspectives on Talent Development” escrito por Sally M. Reis de la Universidad de Connecticut.

Primero que nada, tenemos que recordar que las mujeres no ocupaban espacios públicos. El derecho a estudiar y trabajar lo tuvieron que conquistar nuestras ancestras. Estuvimos “fuera de la jugada” cuando se crearon muchos espacios, entre ellos los espacios laborales. Por lo tanto la cultura y ciertos conceptos (palabras)  de esos espacios se hizo sin nosotras y por años no había la suficiente cantidad de mujeres para re-hacerlos. La estrategia de muchas mujeres que entraban a esos espacios era “a donde fueres haz lo que vieres”. Actuábamos como invitadas en los espacios. Ahora que ya esos espacios son nuestros y que poco a poco los hemos ido rehaciendo para que se adapten a nuestra incorporación, hay cosas que deben de cambiar, entre ellas lo que se entiende por “éxito”, ya que por años fueron los hombres quienes la definieron. El éxito se ha entendido en función de logros profesionales, productividad, estatus, fama, beneficios económicos. Sin embargo, de acuerdo a la investigación de Sally y las mujeres que fueron su objeto de estudio, las mujeres por éxito entienden tener un impacto positivo en el mundo, hacer cambios que beneficien y mejoren la vida de otras personas y el planeta, vivir una vida apegada a valores de integridad, honestidad y compasión.

Sally señala que los reconocimientos, como el Premio Nobel, también fueron creados por hombres, utilizando sus indicadores de éxito y premiando aquello que consideraban éxito. Por ejemplo, el premio nobel premia la aportación a un área de conocimiento, mientras que las mujeres aplican su conocimiento a diferentes áreas, no solo a una.

Dicho lo anterior, ¡reconocer la aportación profesional de las mujeres en su empresa es una gran idea! ¡Háganlo!

Consejo #5: Cuida las palabras

La palabra principal del 8 de marzo es CONMEMORAR. ¡Es una hermosísima palabra! Conmemorar significa recordar un acontecimiento histórico o hacer como homenaje o recuerdo de un acontecimiento.
 
¿También se puede utilizar la palabra CELEBRAR? Sí, de hecho en la página de la Organización de las Naciones Unidas utilizan esta palabra. ¿Qué se puede celebrar? Los avances que se han tenido en materia de igualdad de género y en relación a los derechos de las mujeres.
 
Personalmente nosotras preferimos la palabra conmemorar porque la gente se confunde cuando les dices “celebrar” y luego no falta quien te felicite en el día de las mujeres. Así que otra palabra importante a tener en el radar para NO usarla es FELICIDADES. ¿Por qué no usarla? En primer lugar porque no se felicita a alguien por el sexo con el que nació o por el  género con el que se identifica. Este día no es para felicitar a las mujeres por ser o nacer mujeres. Lo que si se aplauden son los avances. En segundo lugar, es algo agridulce felicitar por el avance que hemos tenido en materia de nuestros derechos humanos, porque por supuesto que lo preferible sería que esos derechos nos fueran dados por el simple hecho de ser humanas, pero lamentablemente no fue así. Hemos conquistado los derechos que nos fueron negados, así que no queda bien felicitar por alcanzar algo que en primer lugar se negó de manera deliberada.
 
El 8 de marzo y todo el mes de marzo pueden conmemorarse los actos heroicos que muchas mujeres han hecho para que las mujeres que vivimos ahora tengamos derechos y al mismo tiempo es un día para señalar lo que aún está pendiente de hacerse. Al final del día para eso son los días internacionales declarados por la ONU: celebrar los avances, señalar los rezagos y asumir compromisos para resolver esos rezagos o problemáticas.
 
Recuerda, ¡nuevas palabras crean nuevas realidades! ¿Aceptas el reto de no utilizar la palabra “felicidades” y explorar otras posibles palabras? ¡Estamos seguras que esto te llevará a tener nuevas conversaciones importantes!

Photo by Rebellé Fleur on Unsplash

Las opiniones expresadas en los artículos publicados en Hola Poderosa corresponden únicamente al autor y pueden no coincidir con las de SpeakHer Nights.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: