TRABAJO

Hablemos de las Sociedades en los negocios…

Que debemos conocer para mejorar nuestras sociedades empresariales

Por Larissa Dávila

Hoy me gustaría que habláramos de un tema que no se discute lo suficiente y deberíamos hacerlo, me refiero al tema de las sociedades empresariales. Este tema es importantísimo cuando una piensa emprender, pero no lo hablamos por varias razones:

  1. Estas interesada en hacer una, pero no sabes por dónde empezar.
  2. Estas a punto de entrar en una, pero no quieres incomodar a tu futura socia y prefieres que las cosas “se vayan dando solas.” 
  3. Ya estas involucrada en una mala sociedad y no quieres dañar la reputación de tu socia o de tu empresa y no sabes cómo mejorar tu situación.
  4. Estás dentro de una sociedad feliz y tienes el tema bajo control.

Si estás en cualquiera de los 3 primeros grupos, como consultora de negocios, me gustaría darte una recomendación muy valiosa: INFÓRMATE.

Verás, una sociedad es como un matrimonio, y para que funcione, hay que invertir un sinnúmero de recursos invaluables como dinero, tiempo, prestigio, sudor y mucho corazón; por consecuencia, cuando un negocio fracasa, existen choques emocionales y económicos muy fuertes para los involucrados. En algunos casos, se pierden matrimonios, se rompen familias, se pierde dinero o hasta la salud; por eso es mejor pensar mucho antes de embarcarse en un negocio con la persona incorrecta y cuando encuentras a la persona correcta, se deben establecer las reglas del juego para que funcione, pues cuando hay problemas, el enojo, el resentimiento y el dinero a veces hacen que las mejores personas reaccionen mal y puede ser catastrófico para las involucradas. 

Hace poco me tocó ayudar a unas hermanas que habían abierto un proyecto con una tercera persona, ellas pusieron el dinero, la idea, el nombre de la empresa (que era muy bueno) y manufacturaban, pero no sabían mucho de negocios y para “ahorrarse” el salario de un empleado, invitaron a un experto en ventas como socio por partes iguales con ellas sin hacer contrato, el negocio se fue para arriba, entraba mucho dinero. Ellas a él lo veían como parte de su familia, les causaba gracia cuando se frustraba creyéndolo eterno, de todas maneras, “el dinero entraba.” A la vuelta de tres años el muchacho se desesperó con las hermanas inexpertas y se cansó de hacer el 90% del trabajo para recibir el 33% de los ingresos, entonces tomó sus notas de manufactura, la idea, el nombre de la compañía, sus clientes y se marchó dejándolas fuera de su propia empresa. Las hermanas estaban devastadas, pero no pudieron hacer mucho porque no tenían contrato de por medio y él figuraba como propietario de la empresa. Tampoco tenían los recursos para embarcarse en una disputa legal para rescatar su negocio y lo tuvieron que dejar ir. De la manera en que él lo veía, él había hecho crecer la empresa y ellas se habían beneficiado económicamente de eso. Él se sentía usado, frustrado y con el derecho de tomar el fruto de sus esfuerzos, pero las hermanas pusieron la idea, el producto y la inversión inicial. Ellas confiaron tanto en él, que sólo manufacturaban su producto, pero no conocían a los clientes, ni sabían negociar ventas y no tenían acceso a sus plataformas en línea. Perdieron su única fuente de ingresos, sin contar que les robaron su idea súper redituable enfrente de sus narices. Desgraciadamente, como ellas hay miles de historias similares. 

Otros problemas pueden ser que no se deleguen correctamente las actividades y una de las socias termine haciendo el 95% del trabajo, mientras que otra solo hace el 5% y las ganancias se dividen 50-50, esto tampoco es justo. También puede ser que a un socio que no es bueno para la contabilidad se le asigne la contabilidad solo porque estudió finanzas. Estudiar finanzas, ser bueno para los números, ser disciplinado para hacer contabilidad y hacer buenas decisiones financieras son cosas distintas. Hay que saber identificar fortalezas y distribuirlas estratégicamente.

No todas las sociedades terminan en notas catastróficas, pero hay maneras de evitar estos riesgos. En resumen, antes de hacer una sociedad, asegúrense de que las o los socios tengan buenos principios. Es válido pedir referencias, carta de no antecedentes penales y copia del historial de crédito, y hay que hacer contratos donde se distribuyen responsabilidades y estipulan consecuencias de actuar de manera incorrecta o no cumplir con su parte del acuerdo y opciones para salirse de un proyecto que ya no genera prosperidad. Yo les recomiendo encarecidamente que hablen con abogados y expertos en negocios para proteger sus proyectos siempre. Si ya estás en una sociedad, hablen del tema, siempre hay espacio para mejorar.

Larissa Davila es consultora de negocios para micro, pequeñas y medianas empresas en el Centro de Texas y productora del podcast, Estrategia, Negocios y Dinero. Ella tiene una licenciatura en Administración de Empresas con concentración en Administración de la Universidad Texas A&M International, tiene una certificación de Auditoría Interna del ISO en Vancouver, Canadá, y completó su certificación Sandler en el 2018. Después de trabajar en prestigiosas corporaciones como FedEx Ground, IBM y Sony Corporation, en enero del 2015 estableció su empresa, BCO Consulting Group en Austin, Texas, con la que apoya a empresas y organizaciones con su desarrollo en general y durante estos años ella ha ayudado a más de 250 clientes a nivel local e internacional en diferentes esquemas. Larissa ha ganado múltiples reconocimientos durante su trayectoria de negocios. Ella es conferencista y ha participado en proyectos en Laredo, Austin, San Antonio, y en Florida con People en Español. Por dos años consecutivos ha participado como conferencista en INCMty, la conferencia de emprendedurismo más grande de Latinoamérica, y es productora de un podcast. A ella le gusta invertir su tiempo ayudando a su comunidad en organizaciones sin fines de lucro en las áreas de negocios, desarrollo de mujeres, educación y compromiso cívico.

Photo by Christina @ wocintechchat.com on Unsplash

Las opiniones expresadas en los artículos publicados en Hola Poderosa corresponden únicamente al autor y pueden no coincidir con las de SpeakHer Nights.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: