TRABAJO

Reversa Sincronizada

Porque se vale equivocarse y cambiar de rumbo...

Por Susana Soto

Seguramente has escuchado la frase “para atrás, ni para agarrar impulso”, haciendo referencia a tener el valor de seguir adelante a pesar de todo. Considero que hay mucho más que poner en contexto antes de aplicarla porque en nuestro día a día cada decisión que tomamos conlleva el riesgo de equivocarnos y hacer ajustes, lo que implica mirar al pasado. Sí, mirar atrás. Ahí está lo que fuiste, lo que te abrió camino, lo que te forjó. A veces es necesario hacer una pausa en ese camino, volver a analizar y cambiar de dirección.

Hace algunos años tuve la oportunidad de implementar un proyecto de Transformación Digital en una empresa en Bogotá, Colombia y fue ahí donde escuché por primera vez el término “Reversa Sincronizada”. 

La Gerente del área me lo explicó de una manera muy sabia y me hizo replantearme muchas creencias en lo relacionado a la toma de decisiones. La Reversa Sincronizada es saber reconocer, con la suficiente objetividad y humildad, que es necesario hacer un alto en el camino para cambiar de dirección. 

¿Implica echarse un poco hacia atrás?  ¡por supuesto! pero no por miedo a avanzar o a rendirse. Sino porque se ha reconocido que ese camino que se tomó originalmente fue equivocado o no era el mejor para lograr el objetivo. 

También implicará no aferrarse a que las cosas funcionen como se quiere y abrirse a las posibilidades que ofrece un nuevo rumbo. Imagina que simplemente pusiste una dirección equivocada en tu navegador y en cuanto te das cuenta, la corriges. El sistema recalculará y seguramente tendrás que echar reversa y conducir hacia el camino correcto.

Como resultado de la pandemia, muchos nos hemos visto en la necesidad de aplicar la Reversa Sincronizada. El empresario que tuvo que cerrar su negocio y buscar opciones por medios digitales para mantenerlo a flote; el comerciante que perdió ventas de un producto pero empezó  a vender otro en el que encontró una oportunidad de negocio; el profesionista que se quedó sin empleo y tuvo que pivotear para aplicar su conocimiento en otras industrias o considerar el emprendimiento.

Totalmente válido y necesario. Agregaría incluso: sano, porque no podemos sentarnos a esperar que las cosas cambien de rumbo por sí solas, mucho menos si ya reconocimos que hay alternativas.

Sin embargo, el replantear el camino lleva implícito volver a tomar decisiones y es ahí donde aparece nuevamente el pánico. Nos volvemos a cuestionar “Y si me vuelvo a equivocar?  ¿Y si me critican? ¿Y si me arrepiento? ¿Y si…?

El riesgo de equivocarse siempre estará presente, pero de los errores se aprende y no debemos temerles porque quien se equivoca simplemente demuestra que entró en acción. Eso sí, hay que tratar de minimizar dicho riesgo, tomando nuestras decisiones con mente y corazón.  

Consejos para minimizar el riesgo

  1. Analiza muy bien y con objetividad “pros” y “cons” de tus opciones, teniendo mucha claridad en qué es lo que quieres lograr.
  2. Apóyate en un experto, ya sea a través de coaching o mentoría.
  3. Pide opiniones a otros que ya hayan recorrido un camino similar. Solo ten cuidado, pedir opinión no significa que pidas que te digan qué hacer, sino que te den puntos de vista pues quizá haya cosas que tú no estás considerando o no te has percatado. Al final la decisión es tuya, pero los elementos de análisis se enriquecen cuando tienes otras perspectivas.
  4. Haz caso a tu instinto. Suele pasar que todo tu análisis te indica un camino, pero hay esa sensación en tu piel y en tu corazón que te dicen “por ahí no es”. Hazle caso y escucha con atención, las decisiones que no te dan paz no son las adecuadas.
  5. Si te equivocas, no pierdas tiempo en buscar culpables, o lo que es peor, en sentirte culpable. Tampoco en enlistar cientos de “si hubiera…” Solamente aprende del error, identifica en dónde pudo haberse evitado y tómalo en consideración porque ahora forma parte de tu experiencia.
  6. No tengas miedo de replantear…para eso se hizo la reversa. Vuelve a mirar opciones y con valor corrige el camino preguntándote porque este puede llevarte a donde quieres llegar.

Oaxaqueña de nacimiento, regiomontana por adopción y colombiana de corazón, Susana Soto tiene estudios a nivel profesional y de maestría en Administración de Empresas, pero se ha desempeñado durante más de 23 años de trayectoria profesional en el ámbito de la Consultoría, tanto en  Servicio al Cliente, Optimización de Procesos e implementación de proyectos de Transformación Digital,  en México y Sudamérica.  Disfruta conectar con las personas para aprender y aportar. Es amante de los libros, los viajes y la práctica de Yoga, y pertenece a diversos clubes donde puede conectar con personas que disfrutan de esas mismas pasiones.

Foto de Jimmy Chan en Pexels

Las opiniones expresadas en los artículos publicados en Hola Poderosa corresponden únicamente al autor y pueden no coincidir con las de SpeakHer Nights.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: